20 de febrero de 2011

Black Swan

Pocas veces he tenido la suerte de entrar a la sala de cine con unas expectativas tan altas, y sentirme sobrecogido y maravillado por la película. Tan solo en una ocasión me había sucedido algo similar (fue con "The Lord of the Rings: The Return of the King") pero, con el Cisne Negro de Aronofsky no solo me he sentido maravillado, sino completamente absorto desde el primer al último minuto de la película.
"Black Swan" es el inquietante relato del ascenso de una bailarina, Nina, para convertirse en la Reina Cisne del ballet clásico. En su periplo, la joven deberá colocarse al borde del abismo para "sentir" la dureza del personaje.
Esta película nos sitúa en situaciones de lo más incómodas, haciéndonos sentir de una forma magistral la misma perturbación que siente la protagonista, a la que acompañamos al borde de la locura, sintiendo por momentos que no podremos soportar su dolor claramente reflejado en cada toma, en cada plano, en cada una de la spalabras de un guión que yo definiría como magistral.
Y si magistral es el guión, qué decir de su maravillosa protagonista, una Natalie Portman en estado de gracia, destinada sin duda a llevarse el premio de la Academia de Hollywood... porque muy pocas actrices serían capaz de entregarse así a una mastodóntica película que, a buen seguro, le habrá provocado mas de una pesadilla. Impresionante en cada escena, sin flojear ni un segundo, Natalie Portman simplemente, deslumbra al público.
Darren Aronofsky (maestro de ceremonias de otros éxitos como "Requiem por un Sueño" o "El Luchador") nos ofrece un baile de sensual poesía visual, una película en la que la crudeza de la historia se ve perfectamente reflejada en los rostros, las palabras y sobre todo, las escenas más duras y complejas. No se nos permite un respiro a medida que la historia se precipita hacia un final inesperado.
Aunque no he visto las demás películas nominadas al Oscar, "Black Swan" me parece una obra maestra que, no obstante, y dada su extrema complejidad, no llegará a ser entendida por todo el mundo. No olvidemos que muchas de sus escenas son, cuanto menos, incómodas... y sin embargo, para un ojo más crítico y menos preocupado por la propia escena, no reflejan sino la caída de la protagonista, que debe hundirse a lo más profundo de su propia locura para emerger convertida en un cisne...
Sencillamente genial.

2 comentarios:

Diana dijo...

es una preciosidad de pelicula. ademas tiene algo importante: es atrevida. No es una pelicula correcta y sencilla. Ademas tiene un montón de explicaciones sobre el paralelismo de la vida de la bailarina y la obra. el final es increible y para mi lo mejor es que el guion es muy original pq no hay que olvidar que va de una bailarina estresada, y de ese argumento sacas esta obra de arte!??!!! esto es cine!!!

Damián F. Maceira dijo...

Exacto!!!!
Por cierto, un apunte: dijeron hoy en Tve que "The King's Speech" está como favorita muy por delante de "La Red Social"... crucemos los dedos...