13 de mayo de 2010

Sombrío

De la paciencia desbordada nacen las sombras,
de raíces ponzoñosas y ramaje putrefacto, supurante de viscosidad.
En el aire viciado perdura el veneno de la puta muerte,
que se acerca sigilosa para rebanar el inmundo cuello
de los pecadores inocentes y los malvados.
El temor ante el futuro apremia,
crece el desasosiego en el alma tímida y tambaleante.
El escritor se queda sin palabras
y llena su tiempo de silencios que nadie llena.
Crecen los temores, se apresura el desasosiego.
La paciencia toca fondo, todo parece terminar.
En la depresión sombría de quien lo pierde todo,
en la tristeza de la soledad y la sombría penumbra de la oscuridad más espesa,
yo simplemente espero...

No hay comentarios: