17 de enero de 2009

La semanita del escritor...

Escrito el Lunes 12 de enero

“AND THE WINNER IS… KATE”

Inmensa alegría he sentido el lunes por la mañana cuando, degustando mi café de Colombia con cereales integrales, conocía la inesperada aunque deseada noticia: Kate Winslet (inolvidable Rose en “Titanic”), había recibido sus dos Globos de Oro. ¡Un pasito más hacia ese merecido Oscar!
Y es que Kate se merece más que ninguna otra (lo siento por Pe) todos los premios del mundo. Ella es la actriz más joven que posee mayor cantidad de nominaciones a los galardones más importantes del cine actual (aunque los detractores de la marca Oscar no coincidan conmigo, éstos son los premios que todos esperamos). Incluso en alguna ocasión ha tenido doble nominación en una sola noche (algo que, posiblemente, se repita este año. Lo sabremos el día 22).
Creo que el Oscar para Kate se ha hecho esperar mucho y tengo la esperanza de que, tras estos dos Globos, la siguiente sea la preciada estatuilla del hombre dorado. Aunque siempre me he definido como seguidor de Nicole Kidman, por poner un ejemplo, también adoro el trabajo de Kate Winslet, a la que conocí en Titanic (esa película de culto, que todo el mundo acudió a ver en masa a los cines y actualmente reducida a las cenizas de la crítica, como siempre pasa con los grandes éxitos de crítica y taquilla). He seguido su carrera (de “Descubriendo Nunca Jamás” a “The Holidays”) y en ella brillan las películas no solo exitosas sino de calidad. Y ella ofrece en gran parte esa calidad que hoy por hoy, brilla por su ausencia.
Suerte, Kate, en la carrera por el Oscar.

UNA GRAN HISTORIA DE AMOR

Los Reyes Magos de Oriente dejaron este año bajo mi árbol ese libro que todo el mundo quiere leer tras el éxito en taquilla de su adaptación cinematográfica: “Crepúsculo”, de Stephenie Meyer. En tres días (con sus tres noches) he terminado la lectura del que se ha convertido en uno de mis libros favoritos.
¡Qué intensidad, madre mía!
Había visto la película porque me llamaba la atención el anuncio en televisión. Parecía una gran película de vampiros, con sangre y acción a raudales. Era evidente que no, puesto que el libro (dicen) está dirigido al público juvenil, huérfano tras el carpetazo de Rowling a la saga Potter. La película me apasionó porque mas allá de su calificación juvenil (y considerando que solo tengo veintitrés años), hace una interesante referencia a los sentimientos de la juventud, al primer amor con toda esa pasión comedida y bañada por ingentes cantidades de hormonas. Una gran película.
Por eso me daba miedo leer el libro. Cabían dos opciones: o me decepcionaba a favor de la película, o me gustaba tanto que terminaría detestando la versión en pantalla.
Pues nada de eso.
El libro es muy interesante y sobre todo, divertido. Si en la pantalla me enamoré de Bella, en el libro me chifló Edward. Es el vampiro más seductor en toda la historia de los vampiros, sin duda. Me gustó comprobar la cantidad de frases originales utilizadas por los guionistas (incluso en la narración de Bella), nada que ver con los despropósitos de la saga Potter (que en cine parece una historia totalmente distinta, rayando lo insultante para los que somos fans de los libros).
Dejando a un lado la película, debo reconocer que el libro me ha entusiasmado (estoy a la espera de comprarme “Luna Nueva”). ¡Menudas escenas! (¿Es de verdad un libro juvenil?) Me gustó muchísimo ese descubrimiento mutuo que realizan en mitad del libro (olisqueándose y acariciándose por la cara sin llegar a besarse) hasta el punto de que contuve la respiración a la espera de que uno de los dos se lanzase directamente a por el otro. Fantásticos los primeros momentos cuando él se siente “incómodo” con ella. Y sobre todo, estupendo final (quizás un poco precipitado para mi gusto).
Para mi comprensión, una de las mayores historias de amor de la literatura (y el cine) más reciente.

Escrito el Viernes 16 de enero

¡¡MENUDO FINAL!!

Ayer se terminó la temporada de “El Internado”. A mi parecer, la mejor serie de realización nacional y quizás, una de las mejores de todas las que se emiten en nuestro país. Y es que si te gusta la serie, tras el capítulo de anoche, ¿alguien tiene alguna duda?
¡Es el último capítulo más trepidante de la historia! Sorpresa tras sorpresa, conteniendo el aliento, descubres cosas que jamás habías sospechado.
Al fin, unos personajes descubren ciertos detalles mientras otros, ciegos, no terminan de creer lo que saben en lo más profundo de su corazón.
¿Cuánto habremos de esperar para los nuevos episodios? Después de lo sucedido anoche… espero que poco.

¡MALDITO ORDENADOR!

Tengo que ponerme a ahorrar para comprarme un cacharro nuevo, porque llevo casi dos meses con un ordenador horrible de verdad… Haber, mi ordenador ya va viejito (creo que ronda la mayoría de edad, porque tengo yo 23 años y me lo compraron antes de los quince, como a los 13 o así). Vamos, que ya es un ancianito tecnológicamente hablando. Y a pesar de todo, hasta hace unas semanas, jamás había dado problemas (quizás de memoria si, que durante los últimos años si estaba muy lleno tenía que reinstalar el sistema completo porque se atrofiaba o algo).
El caso es que la situación es insoportable. Cada vez que lo enciendo tengo que hacerlo desde el disco de instalación para repararlo y aunque nunca pierdo las cosas guardadas (excepto esta noche, que son casi las 4 de la mañana y aquí estoy, acabando de instalar los programas todos) es muy molesto porque me lleva casi media hora (o sin casi) comenzar a trabajar. Así, la inspiración se aburre y no soy capaz de crear grandes relatos o novelas.

2 comentarios:

Diana dijo...

en realidad es the golden globe goes to...
yo no lo siento por penelope,jaja
recuerdame q te de la gala en ingles

Damián dijo...

¡¡Ya lo se!! Era para crear un poco de misterio.... jejejeje el problema es que tú me conoces demasiado y lo pillaste... jejejej