14 de abril de 2010

Mesa de trabajo. Coloquio.


En el “Jacobus”, parece que sobrevuelen las partículas de la creatividad y la concentración. Cuando me siento en una de sus mesas y me dispongo a escribir, parece que los problemas se solucionan solos, que las palabras surgen sin pensarlo. Es una buena sensación. Al “Jacobus” tendré que dedicarle un libro, o, al menos, nombrarlo en los agradecimientos. ¿Qué tendrán sus cafés, sus batidos, sus infusiones y sus chocolates? Están deliciosos. Y bebiéndolos, he escrito grandes escenas en esta aventura de ampliar una novela.
Pero no son solo sus bebidas. Es el ambiente, tan especial. La madera, las vitrinas, la música…

Cambiando de tema… ayer propuse una actividad enmarcada en el programa “Letras Vivas” de la Xunta de Galicia. Bajo el título “O Traballo de Escritor”, es una charla-coloquio, destinada al público infantil y juvenil, sobre el trabajo necesario para llevar a buen puerto un libro. La idea es mostrar al público que la escritura es divertida, a pesar de los quebraderos de cabeza que causa en ciertos momentos y animar a los más jóvenes a tomar papel y lápiz, y escribir sus propias historias.
Aunque está pendiente de su aprobación, espero que todo salga bien porque tengo el programa casi terminado. También estoy preparando otras actividades para presentar, tales como lecturas dramatizadas (muchas ideas tengo para ello), obradoiros de escritura… siempre dirigidos a los más pequeños.

¡Os mantendré informados!

1 comentario:

Diana dijo...

me gusta el nuevo formato